TOPONIMIA

La voz popular dice que "Chavinda" significa o quiere decir: "Lugar de vientos y remolinos". Algún autor sólo hace referencia pero no lo afirma ni lo niega. De ser este el significado, la palabra o el término "Chavinda" sería un nombre castellanizado pero de raíz, etimología y origen tarasco y vendría de "sivini" o "sevin" que significa remolino o torbellino, "Lugar de torbellinos de aire". 

 

LOCALIZACIÓN

Se localiza al noroeste del Estado, en las coordenadas 20º00' de latitud norte y 102º28' de longitud oeste, a una altura de 1,567 metros sobre el nivel del mar. Limita al norte con Pajacuarán e Ixtlán, al este con Zamora y Tangamandapio, al sur con Tangamandapio y al oeste con Villamar. Su distancia a la capital del Estado es de 180 km.

 

 

RESEÑA HISTÓRICA

Durante la época prehispánica, el pueblo de Chavinda, se encontraba ubicado en uno de los cuatro caminos principales utilizados por los Tarascos en sus pretensiones de conquista territorial. Al parecer, el lugar fue uno de sus puntos fronterizos estratégicos, como lo demuestran las fortalezas arqueológicas localizadas en sus cercanías.

Fotografías de Juan Cendejas Zamora 

La llegada de los españoles, marca un nuevo camino para la vida de Chavinda, pues se transformó en un pueblo de encomienda y por consiguiente, la historia registra a Hernando de Bascones, Lorenzo Sánchez de Ulloa, Juan García de Cueva, Diego de Castro Guzmán y Fernando Bocanegra, como los primeros cinco pobladores españoles de la región, a quienes se otorgaron mercedes reales de gran parte, sino es que de todo el Valle de Chavinda.

Pasados varios años, en 1940, se le concedió el rango de Villa a su cabecera municipal. 

Al llegar al 20 de noviembre de 1861, se le otorgó el título de municipio; mas en 1874 llegó a depender del municipio de Zamora, como categoría de tenencia. Sin embargo, el 25 de julio de 1879, se le restituyó el título.

Un censo de población de 1880, establece que Chavinda era habitada principalmente por criollos, siendo muy reducida su población indígena. Durante la segunda mitad del siglo pasado, Chavinda alcanzó una economía local autosuficiente que se desajustó al llegar el tren a la población en 1899. Lo anterior provocó que el municipio se abriera al mercado nacional y que hubiera cambios en la tenencia de la tierra y un cierto impulso a la agricultura de la región. Con la llegada del tren, inició la emigración de Chavinda a los Estados Unidos que es una práctica que se conserva hasta hoy en día.